Reseña de “Cuerpo que habita Alma”

Reseña de “Cuerpo que habita Alma”

Disfruto tantísimo cuando me encuentro un libro con estas características. Lo que tenemos entre manos no es una obra al uso, sino que estamos ante un diario personal, donde la autora se abre por completo y nos narra qué siente y cómo se siente. Se podría catalogar como un poemario, pues recoge los versos que escribió la autora, pero de verdad que siento que aquí, entre estas páginas, hay mucho más. Por eso mismo, en esta reseña de Cuerpo que habita Alma seré lo más claro posible.

María Casas, MCGC, es abogada de profesión y consultora de empresas. Tiene un gran recorrido profesional, pues es propietaria del Despacho Jurídico LJ. También cuenta con el CID, Ciudad Internacional de la Salud, siendo un centro de investigación, y del CIIEB, Centro de Investigación en Bioderecho. Su currículum es muy amplio, contando con diferentes másteres en Dirección Financiera, en Abogacía o en MBA. Sin embargo, lo importante en este texto es su faceta como escritora y su valentía al crear la asociación YoSoyHumano.

Este poemario, como bien citaba anteriormente, se puede leer y escuchar. En la página 108 encontramos las directrices para solicitar tal audiolibro. Lo más importante, y cito directamente del libro: «Para cada poema han sido seleccionadas cuidadosamente las frecuencias específicas de aplicación terapéutica por Carolina Fenoll, en íntima colaboración con la autora. […] Al mismo tiempo, esta mágica creación ha sido generada con latidos binaurales, resultando una forma emergente de terapia para tratar la ansiedad y las afecciones relacionadas con el estrés». Es decir, al tiempo que leer y escuchar, te estás sanando.

Esta cuestión, en mi horizonte, es nueva. Nunca había leído ni escuchado un sonido que tuviese ese objetivo, científicamente desarrollado. Por eso mismo, os lo recomiendo mucho. No obstante, los poemas son mucho más.

Siento que en cada verso hay muchísima sensibilidad. La autora sabe escoger bien qué palabra remarcar para que se escuche bien melódicamente. No es solo leer y comprender el significado, sino que el proceso de lectura es placentero, es agradable a la imaginación. Las imágenes que se van creando son jugosas, son poderosas, son, en definitiva, un pasatiempo delicioso.

Además, conocer el interior de la autora, en mi opinión, es lo que más valoro. Cuando leo textos o poemas valientes, donde no hay miedo a expresar los sentimientos, el lector lo agradece infinitamente. En la página 34 comienza uno de mis poemas favoritos: Y me rompí. Todo el poema es un viaje donde un personaje ficticio, se sobreentiende que puede ser la autora, cuenta qué pasó para que sintiese que su cuerpo se rompía. Así, relata su resurgir, finalizando con unos versos asombrosos: «Te amo / y te amaré, / aunque tú no lo sepas. / Aunque despiertes a la vida / demasiado tarde». De verdad, los poemas son dignos de ser leídos. Estos poemas están introducidos con fotos realmente interesantes, que acompañan a la perfección la intensidad de los versos.

Es un texto interesante para conocer los valores de la autora, para saber su opinión sobre ciertas cuestiones médicas y las referencias bibliografías, que también cita (al final del texto). Sí, es un libro que recomiendo, ¿por qué no? A mí me ha gustado bastante, los poemas son asombrosos y me gustaría que más gente lo descubriese. ¿A qué esperas?

Deja un comentario