¿Cómo presentar un libro a una editorial?

Como ya sabrás un libro no es cuestión de un buena historia. Hay una serie de variables que también se deben tener en cuenta y más en los autores menos conocidos. No es cuestión de la portada, el título o el contenido. Todo va a ayudar a conectar más con el posible lector. El libro debe ser capaz de llamar la atención en unos pocos segundos.

Cada día hay muchos más escritores y destacar entre todos ellos está más cotizado.  Por lo que cuanto mayor interés se tome a la hora de trabajar estos aspectos más fácil será su futura venta.

Pero bueno, esto ya lo detallaremos  con pelos y señales más adelante.

Del mismo modo que cuidamos todo el libro, tanto en el exterior como en el interior, debemos cuidar la forma en la que presentamos nuestro preciado libro a la editorial. Cuanto más cuidemos los detalles, más garantías se tendrán para publicar un libro.  No sirve de nada cuidar todos los puntos si la forma de presentar la obra a una editorial no es todo lo atractiva que debería ser. No me refiero a que te presentes en la editorial y hagas un teatro representando la obra sino más bien a que  se aporte una información que pueda ser de utilidad. Por ejemplo un pequeño dossier de la misma.

Hoy en día las herramientas de marketing deben ser las mayores aliadas a la hora de trabajar con la presentación de un libro (tanto a una editorial primero, como la presentación del lanzamiento de la que ya hablaremos). Pero tampoco hay que ser expertos en publicidad.  Todo se resume a coherencia y sentido común.

Cuando se presenta una obra a una editorial, se deben tener estos apuntes en la mente y no pasarlos por alto.  Generalmente se puede entregar el manuscrito por dos vías: o bien por correo ordinario o bien por email. Esto va a depender de la propia editorial y la forma en la que trabaje (si es una editorial de autoedición, coedición o edición tradicional).  Si es una editorial 100% de autoedición,  pedirá el envío del a obra vía online para poder calcular el presupuesto, a no ser que la propia editorial cuente directamente con una aplicación instalada en la propia web y se pueda calcular sin contactar ni si quiera con ellos. Suele ser lo habitual. Se inserta el número de páginas, el formato que deseemos, el número de ejemplares y ¡voilà!, ya tienes precio para editar el libro.

En caso de que decidas enviar la obra a una editorial que no sea meramente de autoedición, es cuando más tienes cuidar todos los detalles. En la medida de lo posible, debes facilitar la tarea de lectura de la obra.

Si se decide tanto por correo ordinario como por email lo aconsejable es adjuntar una pequeña biografía indicando, en primer lugar, los datos de contacto (teléfono y email sin ninguna duda), quién eres, de donde eres… Además de información que se considere que pueda ser relevante a la hora de evaluar la obra.  Indicar el perfil de las redes sociales (Facebook, twitter…) también es muy aconsejable y sobre todo cuando si se tiene cierta repercusión. Lo primero que suelen ver las editoriales son las redes sociales, después el libro. Pero no te asustes ni te preocupes si no eres una de esas personas que están conectados a las redes sociales. Únicamente ayudan.

A demás de un pequeño currículo, lo aconsejable es adjuntar información indicando los motivos que te han llevado a publicar la obra como lo has enfocado, qué pretendes con la publicación, si has editado anteriormente… Evidentemente ni es obligatorio, ni indispensable, pero con este tipo de información estamos poniendo en situación a la editorial antes de evaluar nuestra obra.

Por último también es recomendable adjuntar una sinopsis, es decir, unas líneas que resuman la esencia de la obra. Estas líneas tienen que ser suficientes como para poner los pelos de punta o como mínimo genere la curiosidad por leer la obra al completo.

¡Volviendo a la documentación que se debe presentar!

Con todo esto se proporcionan muchas pistas de la forma de escribir, la narración, la capacidad de síntesis, si  se presta atención a los detalles o simplemente se ha escrito por escribir. Esto es una información valiosísima que, si está bien redactada, va a ayudar muchísimo.

Si no somos capaces de enganchar a la persona que nos está evaluando seguramente no lea más de un 10% del libro. En cambio, si se han trabajado estos documentos previos, pero nuestra primera parte no es del todo buena, se tendrán más oportunidades de que la persona que está leyendo continúe a pesar de no superar sus expectativas. En muchas ocasiones las primeras partes de los libros son muy densas (mucha información para plantear la escena, introducción de muchos personajes, descripciones de lugares…) y puede hacer que el lector se despiste con facilidad. Por lo que si se ha facilitado una información interesante se conseguirá que la persona que está evaluando lea más en comparación con una que no presente toda esta documentación. ¡Garantizado 100%!

Resumiendo, y para que no se pase ningún detalle, podríamos decir que para presentar un libro a una editorial se debe aportar:

  • Breve biografía con información relevante. Como mínimo datos de contacto y redes sociales. ¡Obligatorio!
  • Una introducción con los motivos que te han llevado a editar la obra. ¡Muy recomendable!
  • Sinopsis. ¡Aconsejable!

Puede ser una tontería pero en muchas ocasiones las ganas de enviar la obra hace que  se pase por alto estos detalles y verdaderamente son puntos que ayudan a sumar. Por lo que es mejor pensarlo dos veces antes de enviar. También es recomendable enviarlo todo en un mismo email para que la persona que lo reciba no extravíe ningún tipo de información.

Por último y no menos importante, ¡la obra!

Cuando se envía un libro a una editorial se debe cuidar la presentación, ¡que se vea que se ha trabajado! En muchas ocasiones hay mucha dejadez en la presentación y como sabrás ¡una imagen vale más que mil palabras! Así que trabaja en la presentación, haz un desglose de la apariencia que te gustaría que tuviese tu libro: la primera página que tenga el título y el autor,  en la siguiente página la dedicatoria, a continuación el prólogo… Justifica el texto. Desglosa las partes de cómo te gustaría ver tu libro. Que cada capítulo empiece en página impar. Además y si quieres parecer profesional en la materia, se puedes plantear hasta el formato. En Word en la pestaña “diseño de página”, pinchas en “tamaño” y al final de la lista está “más tamaños de papel”. Se abre una pestaña y en “tamaño de papel” seleccionamos A5 o bien ponemos debajo los tamaños que queramos libremente. Lo más habitual es 15×21, 15×24 y 17×24. Cuantas más páginas tenga el libro más grande debe ser el formato. Generalmente para que sea más práctico. En un tamaño superior cabe más letra por página que en un tamaño inferior.

Finalmente los márgenes. Se suele poner 2 cm en cada lado, aunque hay gente que prefiere dar mayor tamaño a los márgenes interiores. Se puede cambiar de la misma forma que antes. El paso al completo sería:

Diseño de papel -> tamaño -> más tamaños de papel -> (se abre página) -> pestaña márgenes. Ahí cambiáis margen superior, inferior, derecho e izquierdo. Todo esto a vuestro gusto.

Como última recomendación, indicar que se deben evitar los emails masivos y si lo haces cuida bien la forma. Envíalos en CCO (copia oculta) , NO en CC (ya que estarás poniendo en copia a todos los emails). Si trabajas la personalización es mucho mejor, ya que la editorial entenderá que te has tomado cierta molestia en visitar su web e informarte a quién debías enviarlo y a que email.Añadir que aunque parezca obvio, es aconsejable enviar toda la obra en un mismo documento, sea poesía, narrativa, técnico, infantil… En muchas ocasiones se presentan en hojas individuales y no es nada recomendable. Como hemos repetido a lo largo de esta entrada cuidar detalles y sentido común nos va a ayudar considerablemente a la hora de enviar la obra a la editorial.

Igual estás pensando que es hacer el trabajo de la editorial, pero con esto realmente se demuestra que sabemos de qué estamos hablando y como queremos las cosas.  Aun así las editoriales que se encargan de hacer el trabajo de maquetación, una vez te acepten la obra,  todo esto lo trabajaran nuevamente

Para asegurarte que lo han recibido, en caso de que no contesten a tu email, lo más recomendable es esperar unos días antes de realizar la llamada.

Espero que a pesar de haberme extendido más de la cuenta os sea útil toda esta información y os sirva para que valoren y tomen mayor consideración de vuestros libros.