Las mejores frases de Mary Shelley

Las mejores frases de Mary Shelley

Mary Shelley, la escritora de Frankenstein (1818), nació el 30 de agosto de 1797 y falleció el 1 de febrero de 1851. Para conmemorar una de las obras más importantes de la literatura universal y una de las escritoras más representativas del movimiento gótico, os traemos una recopilación de las mejores frases de Frankenstein y las citas de Mary Shelley. Hoy cumpliría 223 y sigue siendo una mujer avanzada a su época. Una mujer con un extraordinario don para la literatura. Una completa visionaria. Hoy en día sigue sorprendiendo a miles de lectores día tras día. ¿Cuál será su magia? ¿Habéis leído la obra? ¿Os llama la atención? Ya sabéis, si queréis que realice la reseña de Frankenstein solo tenéis que pedírmelo en los comentarios.

  1. Nada contribuye a tranquilizar la mente como un propósito firme, un punto en el que pueda el alma fijar sus ojos intelectuales.
  2. Estamos ligados por vínculos tenues a la prosperidad o a la ruina.
  3. El lobo se vestía con piel de cordero y el rebaño consentía el engaño.
  4. La contemplación de la grandiosidad de la naturaleza siempre confirió nobleza a mis pensamientos, haciendo que olvidara las preocupaciones cotidianas.
  5. No deseo que las mujeres tengan más poder que los hombres, sino que tengan más poder sobre sí mismas.
  6. Soy un malvado porque no soy feliz.
  7. Para aproximarse a la perfección, un hombre debería conservar siempre la calma y la tranquilidad del espíritu sin permitir jamás que ésta fuera turbada por una pasión o un deseo momentáneo.
  8. Esta muerte le acarreará la desesperación, y mil otras desgracias lo atormentarán y destrozarán.
  9. Si nuestros instintos se limitaran al hambre, la sed y el deseo, seríamos casi libres. Pero nos conmueve cada viento que sopla, cada palabra al azar, cada imagen que esa misma palabra nos evoca.
  10. ¡Quisiera pisotearte hasta convertirte en polvo, si con ello, con la abolición de tu miserable existencia, pudiera devolverles la vida a aquellos que tan diabólicamente has asesinado!

Deja un comentario